Ha sido una experiencia positiva porque desde que comencé el tratamiento no he vuelto a pensar en el tabaco. sí he sentido cierto nerviosismo pero no con ansiedad de querer encender un cigarro.

Se lo recomendaría a la gente que quiera dejar de fumar ya que creo que es un método que puede ayudarte con la ansiedad que genera el dejarlo.

Muchas gracias

Margarita